Home page Help page Preferences page
Search for specific termsBrowse by ThemesBrowse by Geographical RegionBrowse by MOST DocumentsBrowse by How ToBrowse alphabetical list of titles

Discussion Paper no 8 - Meeting Tromso - spanish version
Open this page in a new windowDon't highlight search terms

Gestión de las Transformaciones Sociales - MOST

Documentos de debate - no. 8

La gestión local y regional de las transformaciones económicas, tecnológicas y medioambientales

Informe de la reunión subregional del Programa "Gestión de las TransformacionesSociales" (MOST)

Universidad de Tromsø

30 y 31 de marzo de 1995

por

Svein Jentoft, Nils Aarsaether y Abraham Hallenstvedt
de la Universidad de Tromsø

Los hechos y las opiniones expuestos en esta colección son de la entera responsabilidad de los autores y no corresponden necesariamente al punto de vista de la UNESCO.

INDICE

INTRODUCCIÓN
Las tendencias mundiales
Cómo abordar las estrategias
La respuesta en el plano local
La sociedad civil
La interconexión como estrategia de respuesta
Las prioridades de la investigación
Notas


Introducción

En este trabajo se describen algunos de los problemas generales de investigación social que plantea uno de los tres temas a que está consagrado el Programa MOST (Gestión de las Transformaciones Sociales), "La gestión local y regional de las transformaciones económicas, tecnológicas y medioambientales", al que estuvo dedicada una reunión subregional celebrada en la Universidad de Tromsø los días 30 y 31 de marzo de 1995 1. En esa reunión, investigadores de los países nórdicos, Rusia y el Canadá analizaron las prioridades y estrategias en materia de investigación que pueden interesar a la región septentrional. Finalidad importante de la reunión fue fomentar la participación internacional y los proyectos de investigación en colaboración en disciplinas de las ciencias sociales dentro del marco del MOST. Se distribuyó por adelantado a los participantes un documento de trabajo, en el que figuraban ideas y propuestas preliminares de investigación y que fue debatido en sesiones plenarias y reuniones de grupo en el curso de reunión.

El presente documento ha sido revisado atendiendo a las conclusiones a que se llegó y se han incluido en él las ideas y opiniones que expresaron los participantes en la reunión. Esta alcanzó un consenso a propósito de que la cuestión de la mundialización y sus repercusiones en los distritos periféricos septentrionales debería ser el tema esencial de un esfuerzo de investigación coordinado.


Las tendencias mundiales

Las fuerzas económicas, tecnológicas y medioambientales mundiales modelan cada vez en mayor medida el futuro local, aunque de formas ambiguas e impredecibles. En los planos regional, comunitario, empresarial y familiar, esas fuerzas acarrean nuevas limitaciones y posibilidades de crecimiento económico, al tiempo que plantean graves amenazas a los valores culturales y a las adaptaciones socioeconómicas tradicionales.

Ahora bien, la mundialización no es un proceso determinista, ni tampoco la definen únicamente fuerzas externas; antes bien, el futuro de las comunidades locales se conforma mediante una interacción entre lo que sucede en los planos mundial y local. Así pues, analíticamente, la manera de abordar la mundialización debe ser dialéctica. Como ha dicho Anthony Giddens, "Las tendencias a la mundialización de la modernidad actúan simultáneamente por extensión e intencionadamente: conectan a las personas con grandes sistemas dentro de una dialéctica compleja del cambio tanto en el polo local como en el mundial" 2. De modo similar, Eikeland afirma que, ante la mundialización, habrá que centrar la atención no sólo en lo "local", sino también en las relaciones e interacciones que se producen entre las localidades y las regiones 3.

A nuestro juicio, esta dialéctica debe ser un eje esencial de interés del programa de investigaciones del MOST para la región septentrional. Las fuerzas mundiales exigen y provocan una respuesta en el plano local y regional. Aun las comunidades y regiones más periféricas del Norte se encuentran en la actualidad en una situación en la que deben aprender a vivir en un planeta cada vez más mundializado. El aislacionismo difícilmente puede servir de estrategia para sobrevivir. Antes de esperar hallar respuesta a los interrogantes más complejos y orientados a la elaboración de normativas, por ejemplo, cómo las comunidades y las regiones pueden afrontar con más eficacia las ambigüedades de la modernidad, debemos empezar empíricamente por analizar cómo actúan ya las comunidades y las regiones. Esperamos poder extraer lecciones de la comparación de los fracasos y los éxitos y que un planteamiento circumpolar y comparado de las investigaciones dé excelentes resultados.

La mundialización tiene diversas consecuencias en las comunidades, como las expuestas por Pascal Byé en un documento de trabajo del MOST 4 : ante todo, da lugar a cambios sociales conforme las economías locales van siendo absorbidas en los mercados mundiales de capital y bienes que dominan las empresas multinacionales; en segundo lugar, hace añicos la especificidad de la identidad cultural y de los sistema de valores, en parte en función de los medios de comunicación internacionales. Un tercera consecuencia es la urbanización y la ruptura del equilibrio entre el ser humano y la naturaleza.

Se pueden detectar estas pautas en zonas periféricas y distintos escenarios culturales del Norte. Mientras que en algunos lugares, y en determinados periodos, la mundialización ofrece nuevas posibilidades de empleo y de mejorar el bienestar social, lo habitual es que aumente el desequilibrio socioeconómico y ecológico. Consecuencia de ello es la concentración del poder, el capital y la información en regiones urbanas "que han tenido éxito", unida a la decadencia económica y demográfica de las rurales. De hecho, muchas comunidades rurales del Norte están ahora a punto de extinguirse, dado que los recursos naturales de que dependen han sido sometidos a una explotación excesiva durante años. En el caso de la industria pesquera, por ejemplo, una flotilla de traineras gigantes e industriales que opera fuera de las aguas territoriales tradicionales es en buena medida culpable de una crisis que tiene consecuencias desvastadoras en las comunidades costeras. Sería difícil hallar un ejemplo más claro de lo dicho que la situación actual de Terranova, Canadá 5.

Ahora bien, es probable que las repercusiones en las regiones periféricas de la excesiva concentración industrial, la implantación de redes de comunicación informatizadas y el predominio económico y cultural de los centros urbanos tropiecen con una oposición de distintos tipos. En lugar de generar comunidades periféricas que sean meros receptores pasivos, este problema mundial suscitará una respuesta local, la cual puede que no sólo sea de reacción, sino que además entrañe una actividad empresarial. Así como la saturación de los mercados por una corriente mundial de productos baratos producidos en masa puede impedir que regiones atrasadas se conviertan en fortalezas económicas a escala mundial, es probable que aparezcan nichos comerciales nuevos y más localizados que ofrezcan posibilidades de innovación y crecimiento. Un importante tema de investigación será, pues, el de las condiciones que impiden o impulsan el que las comunidades periféricas aprovechen a fondo esas posibilidades. Además, las comunidades y los grupos o las clases sociales pueden reaccionar de manera distinta, habida cuenta de que actúan con arreglo a imperativos institucionales complejos y variados. La diferenciación socioeconómica que puede, pues, resultar de la mundialización es otro aspecto que se presta a la investigación social.

La mundialización no se limita al ámbito económico, sino que repercute también en la cultura. Afecta a las identidades de los pueblos, a la imagen que tienen de sí mismos y a su sentimiento de pertenencia. La "aldea mundial" es una comunidad imaginaria que existe en las mentes de las personas 6. Un posible programa de investigaciones del MOST para la región septentrional debe ocuparse además de los aspectos simbólicos de la mundialización y de cómo se percibe ésta en los distintos estratos y subgrupos sociales. Al respecto, es un fenómeno especialmente interesante el papel que desempeñan los niños y adultos jóvenes en su condición de "agentes del cambio".

La mundialización no es una fuerza sincrónica. Puede avanzar a distinto ritmo según la zona de que se trate, a causa de la abundancia relativa de recursos naturales, el nivel de las comunicaciones, el de la enseñanza, la asistencia de aranceles comerciales y la situación económica en general. Tampoco es un camino de una sola dirección y, de hecho, en algunas regiones del Norte, la tendencia va en dirección contraria, es decir, de una economía orientada al mundo a una más localizada, como ilustra a la perfección el caso de Rusia, donde la crisis y la privatización han modificado radicalmente el enfoque de la producción industrial. Como indica Jørgen Ole Baerenholdt, "se han desmantelado antiguos centros de suministro de pescado al gran mercado soviético basados en pesquerías de alta mar complejas tecnológicamente. Hoy en día, la industria pesquera de la Rusia del Noroeste ha quedado marginada en la periferia de los suministradores de materias primas a los centros económicos de elaboración y consumo de pescado de la Unión Europea" 7.

Las economías regionales basadas en recursos pesqueros han sido siempre muy abiertas. En distintas zonas del Norte, los vínculos comerciales con el mundo exterior han existido durante generaciones. Así pues, no hay por qué pensar que la mundialización sea forzosamente un fenómeno reciente. A propósito de Terranova, Sinclair (op.cit.) afirma lo siguiente:

Se suele pensar que la mundialización es un proceso de finales del siglo XX que sólo muy recientemente ha llegado a zonas del hinterland. Aunque esta caracterización puede ser válida respecto de algunos lugares, no se aplica a la Terranova rural, donde, durante siglos, para sobrevivir sus habitantes han tenido que adaptarse a la economía internacional. La producción pesquera de Terranova se enviaba a Europa, el Caribe y el Brasil en distintos periodos, y esos vínculos comerciales eran fundamentales para dotar de una base a las actividades de subsistencia local que explotaban intensamente los recursos naturales por tierra y mar. El hecho de que el combustible, los alimentos y la vivienda se obtuvieran en gran medida en la economía no estructurada no disminuye la importancia de las conexiones mundiales antes del siglo XX. Lo que sucedía en otros lugares condicionaba lo que sucedía allá. Tampoco debemos olvidar que la economía extractiva comercial se desarrolló más allá de las actividades pesqueras, comprendiendo, además, productos forestales, la producción de energía eléctrica y la obtención de diversos minerales.

El hecho de que la mundialización económica aparezca legitimada por el aumento de la eficiencia de la producción y por la optimización del bienestar social de la comunidad mundial considerada en conjunto, significa asimismo que los procesos económicos estén cada vez más apartados de los contextos sociales y geográficos concretos. En palabras de Anthony Giddens (op.cit.), se da un proceso de "desencarnamiento", es decir, un proceso en virtud del cual las actividades económicas son "levantadas" del contexto local en que tienen lugar y reconstruidas pasando por encima de las fronteras espaciales. Las consecuencias de este proceso en las regiones periféricas son, como mínimo, inciertas: abundan los ejemplos de catástrofes ecológicas, destrucción de la capacidad productiva mediante el despojamiento de los activos, exposición a la delincuencia económica internacional, etc. La difusión de estos fenómenos en nuestra región es cuestión que merece ser investigada empíricamente, lo mismo que sus consecuencias menos tangibles, como la erosión de la solidaridad social y de las tradiciones de cooperación económica o el debilitamiento de la confianza y de la familiaridad en las relaciones sociales que existen en las comunidades locales. La pérdida de esos valores cruciales puede acabar con el atractivo que tiene el vivir en comunidades periféricas. Asimismo importante es la influencia negativa del clima inversor, tan importante para el desarrollo económico.


Cómo abordar las estrategias

La economía en curso de mundialización no resulta automáticamente de un proceso "natural", sino de las consecuencias acumuladas de decisiones tomadas a conciencia por empresarios privados, empresas comerciales locales, empresas multinacionales, Estados nacionales y organizaciones internacionales. Esas decisiones se guían por motivos e intereses específicos y se puede evaluarlas en lo que hace al logro general de los objetivos, la eficiencia económica, las consecuencias distributivas en el bienestar social, el desarrollo regional, etc.

Al tiempo que muchos de los problemas que la mundialización plantea a las comunidades locales son tan complejos que se necesita apoyo oficial a nivel nacional e incluso supranacional para afrontarlos, los modelos de ejercicio del gobierno basados en corrientes de arriba abajo, jerárquicas, son considerados cada vez más inadecuados. Más que nunca, las consecuencias locales de la mundialización exigen un diálogo en participación y coherente entre las comunidades locales y los Estados centralizados. A la periferia no le bastan ya los planes de desarrollo macroeconómico tradicionales, como los inspirados por Keynes, ni tampoco las estrategias tradicionales que ponen el acento en la industria manufacturera pesada. Los fracasos económicos y ecológicos de esas políticas de inversión son claramente identificables en las regiones periféricas del Norte. De igual modo, la respuesta consistente en "un ajuste estructural", que proporciona una infraestructura básica para atraer a posibles nuevos inversores a zonas marginales en decadencia, será, como mucho, una condición necesaria, pero difícilmente suficiente. Rasgo característico de todas esas respuestas es el ser jerárquicas, es decir, que se aplican de arriba a abajo. Además, a menudo están grandemente influidas por las ideologías políticas predominantes y el peso relativo de los actores localizado en el centro, como los grupos de presión comercial, los sindicatos y las organizaciones de defensa del medio ambiente. Cómo se modelan esas políticas e iniciativas de planificación externas, cómo cambian a lo largo del tiempo y cómo influyen en la manera en que las comunidades marginales responden a los problemas mundiales, son cuestiones muy apropiadas para una empresa de investigación colectiva como el Programa MOST.

Como señalaron la Comisión Brundtland y la reunión de la CNUMAD en Río, hay razones de peso que abonan la participación de los usuarios y la planificación y participación por parte de las comunidades locales, las organizaciones no gubernamentales y los grupos étnicos en las actividades de conservación y explotación de los recursos naturales 8. Los argumentos en favor de la participación popular son los siguientes: para que las estrategias en pro de un desarrollo duradero sean socialmente justas, debe haber en ellas aportaciones locales. Además, para ser efectivos, los regímenes políticos deben ser considerados legítimos por los grupos a los que se apliquen. En las sociedades democráticas, es improbable que los ciudadanos apoyen y financien planes normativos si su papel se reduce estrictamente a ser los destinatarios últimos del proceso de regulación. Los modelos de gobierno en participación, en cambio, conceden a las comunidades locales una corresponsabilidad en la concepción y la puesta en práctica de los sistemas normativos, gracias a lo cual tienen posibilidades de fomentar la moral ecológica.

Ahora bien, como han señalado Rasmussen et al., la potenciación de las comunidades locales no suprime la necesidad de planes de gestión internacional, "pues muchos de los recursos naturales del Norte y de las materias contaminantes son transfronterizos o, como sucede en el caso de muchos de los recursos biológicos, se caracterizan por un predominio de especies altamente migratorias" 9. Justamente por estos motivos, la Comisión Brundtland subrayó la necesidad de instituciones que superen las fronteras nacionales.

Conforme se desmantelan las barreras geopolíticas en el hemisferio septentrional, se va concibiendo una nueva forma de regionalismo. Aún en fase de creación, la región de Barents, que abarca las zonas septentrionales de Noruega, Suecia, Finlandia y Rusia, es un buen ejemplo de ello 10. Algo similar está sucediendo en la región del Mar Báltico 11. Como dice Bo Svensson, "Hay que prestar atención a quienes actúan en el plano local y regional, esforzándose por cooperar por encima de la división entre el este y el oeste en el Artico europeo. Son un ejemplo de cómo hay en las zonas periféricas quienes buscan maneras nuevas de evitar la marginación" 12.

Al respecto, varios interrogantes que deben ser objeto de investigación son pertinentes para una iniciativa del MOST: ¿Qué funciones puede entrañar la cooperación regional? ¿Cuáles son los factores que impiden la acción colectiva transfronteriza: barreras culturales, políticas y comerciales? ¿Cómo se ajustan las comunidades locales a las posibilidades y a los problemas inéditos del nuevo regionalismo? ¿En qué medida la formación de "distritos regionales industriales" es una estrategia de respuesta realista ante una economía mundial intrínsecamente inestable? 13 ¿Qué posibles economías de escala y ámbito de actuación ofrecen esos distritos?

La formación de políticas en el triángulo formado por la región, el Estado y la comunidad local es un nuevo e interesante tema de investigación: ¿Puede el apoyo regional reforzar el papel de las comunidades locales en el proceso político en los planos nacionales? Como afirma Juha Tolonen (véase la nota 11):

Cabe ver la cooperación regional desde dos perspectivas distintas: se puede entender como puesta en práctica de la cooperación general en el nivel central (estatal). Esta manera de contemplar la cooperación la hace más bien poco interesante. Ahora bien, además se puede entender la cooperación regional como el primer nivel en el que se genera una nueva cooperación realmente concreta. La cooperación en el plano del Estado es precisa fundamentalmente como respaldo de las actividades en el nivel regional.

Ante la mundialización, la viabilidad de las comunidades está supeditada a estrategias que oscilan entre dos extremos: su ensimismamiento absoluto o la capitulación ante fuerzas exógenas. Para que perduren las comunidades marginales, hay que aplicar estrategias defensivas y ofensivas en los planos local, nacional y regional. En alguna medida, las estrategias de respuesta a la mundialización tendrán que basarse en limitaciones concebidas y puestas en práctica en planos regionales (como sucede en el marco de la región de Barents) o nacionales (por ejemplo, en los sectores en que es esencial que la explotación de los recursos naturales sea mesurada). Ahora bien, la eficacia de las estrategias de respuesta también depende de iniciativas desde abajo. Así, por ejemplo, aprovechar las posibilidades de las redes mundiales de información será con toda probabilidad una condición indispensable para la supervivencia económica de las comunidades periféricas. Ahí están, para que las comunidades las aprovechen. Algunos aspectos de su estructura socioeconómica y de su cultura requieren atención y apoyo especiales de las autoridades.


La respuesta en el plano local

Las respuestas locales a la mundialización pueden brotar espontáneamente lo mismo de personas que de familias o empresas. Los esfuerzos pueden ser estrictamente personales y "privatizados", como cuando hay personas que, por necesidad u oportunidad, pasan del mercado laboral estructurado al no estructurado. En las comunidades marítimas de la Noruega septentrional y el Canadá atlántico la pesca a pequeña escala ha servido tradicionalmente de amortiguador al absorber mano de obra en épocas de desempleo 14. Las crisis de recursos y las consiguientes restricciones impuestas por las autoridades a la pesca han suprimido en gran medida esa función.

La mundialización y lo que ésta entraña también pueden llevar a la cooperación, la interconexión y la acción colectiva allá donde las comunidades se basan en valores de solidaridad social y en tradiciones de apoyo mutuo 15. En la "aldea mundial", están amenazados los valores culturales y las identidades tradicionales. Hay, con todo, muchos ejemplos de comunidades y grupos étnicos que, sometidos a la presión del mundo exterior, han tomado más conciencia de su patrimonio cultural y han actuado para revitalizar sus costumbres tradicionales 16. Así pues, las consecuencias de la mundialización pueden tomar dos caminos opuestos: o bien la influencia mundial puede dar lugar a una diferenciación, una atomización e incluso un caos sociales -como muestra el actual proceso de privatización en distintas zonas de Europa oriental- 17, o bien puede impulsar la cohesión y la continuidad cultural de la comunidad mediante una respuesta social deliberada. Las condiciones en que se produce uno u otro resultado son un tema vital de investigación.

La manera en que la mundialización influye en la manera de pensar es un interesante tema de investigación. La observación de Gjertrud Saether de unas aldeas rusas, las "mir", es un buen ejemplo de ello. A decir verdad, "mir" tiene varios significados: "la aldea", "el mundo" y "la paz", lo cual muestra que los habitantes de las aldeas son capaces de poseer a un mismo tiempo distintas imágenes de sus comunidades y de ellos mismos. Así pues, no se produce forzosamente un conflicto entre la tradición y la modernidad. Saether afirma que en esas aldeas la gente vive en distintos universos temporales, el mundo moderno que conocen gracias a la modernización y la industrialización de la agricultura y un mundo de mentalidades preindustriales 18. La respuesta local a la mundialización también puede ser institucional. Las estrategias de respuesta se pueden basar en estructuras políticas o colectivas existentes, como los órganos de gobierno locales, las comisiones de barrio, las organizaciones femeninas y las comunidades eclesiales 19. Habría que estudiar la función de las organizaciones e instituciones, tanto las oficiales como las que no lo son, para entender plenamente las posibilidades que ofrecen en tanto que agentes del cambio y factores de estabilidad y coherencia. En su ponencia, Martti Siisiäinen plantea una serie de preguntas acerca de la función de las organizaciones de afiliación voluntaria 20 y afirma que "los movimientos sociales y las asociaciones de afiliación voluntaria pueden ser considerados consejeros del régimen político, ya que median entre los valores e intereses de los ciudadanos del lugar y el régimen representado por las elites políticas". En tal caso, ¿cómo se lleva a cabo exactamente esta función de mediación? ¿En qué medida se trata de un proceso unilateral? Siisiäinen opina que, en el proceso político, un interés tiene que pasar por tres filtros para realizarse: el primero es la formación de un consenso colectivo; el segundo se refiere a la selección de los participantes que pueden expresarse en nombre de otros; el tercer filtro existe dentro mismo de las organizaciones de afiliación voluntaria, en sus mecanismos burocráticos y en sus características a menudo oligárquicas. De qué manera las preocupaciones y demandas locales son bloqueadas o pasan a través de esos filtros es algo que deberá determinar la investigación social.


La sociedad civil

Es de esperar que en todas las regiones periféricas septentrionales se aplique una mezcla de estrategias ascendentes y descendentes, pero que la importancia relativa de cada de una de ellas varíe de un lugar a otro. Así pues, en lugar de insistir analíticamente en la división existente entre los niveles local/regional y central de gobierno, deberíamos, como señaló Giddens, elaborar conceptos que pongan el acento en la dialéctica del cambio en los polos local y mundial. En este proceso, hay instituciones y políticas puestas en marcha en el plano nacional que a menudo median entre acontecimientos que tienen lugar en el escenario local y el mundial.

Por sí mismas, las estrategias ascendentes probablemente serán ineficaces para hacer frente a los problemas mundiales. Ahora bien, dentro de un planteamiento integrado de "cogestión", tendrán más posibilidades, siempre que el proceso de formación de políticas generales sea receptivo a las necesidades y preocupaciones locales, permitiendo que participen las comunidades interesadas, y si es apto para abordar cuestiones a mayor escala 21.

La diferencia principal entre un planteamiento descendente y uno ascendente estriba en la distinta importancia que cada uno atribuye a la relación entre la normalización y la jerarquía, por un lado, y la especificidad cultural y la autonomía local, por otro. La clave de un desarrollo efectivo económicamente y justo socialmente en las regiones periféricas está en el respeto mutuo y la colaboración entre los niveles central y local de gobierno. Asimismo importante es la autonomía de la comunidad, y puede suceder perfectamente que se impulse estrategias de potenciación desde arriba para facilitar un proceso de planificación en el que haya una intervención de abajo 22. Sin el consentimiento, el aliento y el apoyo de las autoridades centrales, es probable que la participación local sea menos efectiva.

Se puede mitigar las consecuencias negativas de las transformaciones sociales en las regiones periféricas si sus habitantes tienen una tradición de resolver en común los problemas. Los procesos de especialización funcional y diferenciación social a que dan lugar la modernización y la mundialización pueden haber disminuido, cuando no erosionado totalmente, la capacidad de las comunidades locales para actuar de manera colectiva. En tales circunstancias, órganos como las autoridades municipales, las organizaciones regionales patrocinadas por las autoridades o las de afiliación voluntaria patrocinadas por grupos privados, las iglesias, los sindicatos, las asociaciones patronales, etc. pueden asumir nuevas funciones, a condición de que sepan aprehender y separar los intereses contrapuestos y las concepciones generales a que da lugar el proceso de mundialización.

Gracias a un apoyo institucional más estable, a menudo los órganos de gobierno locales son, por consiguiente, agentes más poderosos de cambio que las organizaciones regionales y comunitarias de afiliación voluntaria. En cambio, los organismos públicos pueden estar burocratizados o ser controlados por una elite local y, por lo tanto, ser incapaces de adaptarse a nuevas situaciones, por ejemplo a la demanda de una mayor participación de los ciudadanos. Habría que investigar la formación de políticas públicas en los planos municipal y regional, comprendida la función que las organizaciones de afiliación voluntaria y los grupos de usuarios desempeñan en el proceso. Se parte de la hipótesis de que las organizaciones de afiliación voluntaria tienen un potencial no aprovechado para colaborar en la prestación de servicios sociales y crear empleo. Ahora bien, es probable que en el papel que desempeñan influya grandemente, y en ocasiones lo limite, la intervención de las autoridades en los asuntos locales. Así pues, es un interesante tema de investigación la interacción entre el nivel central y el local, desencadenada por las estrategias de respuesta iniciadas en ambos polos.

En el campo de la concepción institucional hay dos cuestiones de especial interés para los investigadores sociales y las personas encargadas de formular políticas:

* La inclusión: ¿Cómo incorporar al proceso político a las personas y familias que no forman parte de ninguna organización y a las personas que no participan habitualmente en las elecciones? ¿Cómo pueden intervenir las mujeres en pie de igualdad con los hombres? Es probable que quienes son pobres políticamente sean los primeros en perder el empleo cuando se cierren industrias no rentables de los sectores primario y secundario. Según Byé, es esencial "...la instauración de nuevas formas de solidaridad entre las personas, a menudo en el ámbito no comercial" (op. cit., pág. 11). Un importante tema de investigación es qué condiciones facilitan la aparición de esa solidaridad.

* Los escenarios políticos: A menudo, la participación pública efectiva tropieza con la inexistencia de escenarios que permitan a la gente expresar sus preocupaciones en el proceso político. Como ha expuesto Leena Suopajärvi, esa situación tiene por consecuencia la pérdida de confianza en el régimen político como tal 23. ¿Cómo crear esos escenarios? ¿Qué se puede hacer localmente y cómo pueden mostrarse creativos los órganos oficiales al respecto?

Hay que moldear las instituciones políticas de manera tal que se agilice un proceso realmente "comunicativo", que permita a las comunidades periféricas participar eficaz y equitativamente en el proceso político. Se trata de una perspectiva a partir de la cual habrá que analizar las modalidades institucionales existentes. Habrá que abordar un número considerable de temas de investigación acerca de las instituciones políticas: ¿Cabe trasladar con eficacia los modelos de desarrollo regional de un país a otro y de un distrito periférico a otro? ¿Debe acaso el respaldo a los procesos de la sociedad civil, o su reconstrucción, enraizarse siempre en la historia y el contexto concretos de cada región o localidad? ¿Qué grado de libertad hay en tales casos? ¿En qué circunstancias pueden las instituciones de la sociedad civil ser productivas dentro de estructuras comunitarias no igualitarias? ¿Cómo hacer menos burocráticas y más flexibles las instituciones oficiales? ¿Cómo reforzar las condiciones necesarias para fomentar el espíritu empresarial y una dirección sociopolítica efectiva y legítima? ¿Qué medidas harían que las autoridades fuesen menos a la zaga y se mostrasen más activas en lo que hace a la supervivencia de las comunidades dentro de una economía mundial sin adoptar una actitud paternalista hacia las comunidades periféricas?


La interconexión como estrategia de respuesta

Se ha demostrado que, si adoptan una estrategia de interconexión, las pequeñas empresas pueden llegar a ser muy competitivas en los mercados mundiales. Esta estrategia, denominada "especialización flexible" (ya analizada en la denominada tercera Italia) tiene especial interés 24. El modelo de especialización flexible es una alternativa a la versión "fordiana" de la modernización. En ambos modelos se busca resistir ante un entorno inestable, pero así como el primero, al emplear la producción en tandas pequeñas, una tecnología intermedia y tradiciones artesanales, trata de resistir mediante una adaptación rápida, el segundo se esfuerza por fortalecerse recurriendo a la producción en masa normalizada a gran escala. En tanto que el enfoque fordiano no guarda ninguna relación necesaria con el entorno local, la especialización flexible aprovecha todas las posibilidades que ofrece el estar estrechamente enraizados en la comunidad. En sí mismo, el modelo de especialización flexible se está difundiendo en todo el mundo en la actualidad como estrategia de respuesta tanto de industrias como de comunidades. En qué medida impera una pauta similar en las comunidades periféricas del Norte es algo que merece la pena estudiar. En otras palabras, ¿ha sido adoptado ya y puesto en efecto el lema "Pensar mundialmente y actuar localmente"? ¿Qué consecuencias ha tenido en la capacidad de perdurar de las comunidades?

Un factor importante del éxito de la especialización flexible como estrategia de respuesta es el aprovechar plenamente todas las ventajas que ofrece la nueva tecnología de las telecomunicaciones y la información. A un ritmo cada vez más acelerado, esta tecnología está transformando la índole del intercambio de informaciones dentro de las organizaciones y entre éstas en todos los planos, lo cual modifica tanto las relaciones internas como las externas de las empresas comerciales. Están cambiando radicalmente los tratos entre los consumidores y productores y entre los ciudadanos y las autoridades. Las organizaciones interesadas disponen en la actualidad de un nuevo instrumento para establecer un contacto directo, instantáneo y permanente con sus homólogas del extranjero.

Hay comunidades periféricas, anteriormente protegidas de la presión de la industria internacional de la información, que cada vez están más conectadas en profundidad y amplitud con el mundo exterior por conducto de redes mundiales de comunicación. Si se utilizan con eficacia, éstas pueden llegar a formar parte de una estrategia de respuesta local de comunidades periféricas ante la mundialización. Así, por ejemplo, se podría utilizar esta nueva tecnología como parte de un "programa educativo a distancia" gracias al cual los habitantes de una localidad pudieran acceder a nuevas informaciones sin tener que salir afuera, e incluso trabajando en sus hogares, lo que puede modificar la función latente que el sistema educativo ha desempeñado hasta ahora, esto es, de "abrepuertas" del mercado laboral nacional. Cuando los estudiantes tenían que dejar su comunidad para cursar estudios, la mayoría de las veces no regresaban a ella 25. El hecho de que la nueva tecnología de la información pueda facilitar la adquisición de competencias en zonas periféricas es a decir verdad una perspectiva prometedora que el MOST no debe dejar pasar desapercibida.

No es fácil predecir qué traerá el futuro en el terreno de las telecomunicaciones. En la actualidad (a principios de 1995), se calcula el aumento de usuarios de Internet en un millón al mes, y se espera que, dentro de cinco años, haya cien millones de usuarios. Hay quienes, como Alvin Toffler (en El "shock" del futuro), describen la aparición de una nueva revolución industrial, mientras que otros creen que es demasiado pronto para hablar de ello. Sea como fuere, se espera que haya cambios de importancia. Vladimir Putilov predice un aumento gigantesco del flujo de informaciones entre el Este y el Oeste una vez que en el norte ruso se está adoptando con rapidez la nueva tecnología 26. Se trata de procesos que creemos que deberían estar en primera línea del programa de investigaciones del MOST en nuestra región y también en este caso existen ambigüedades y dilemas que habrá que abordar:

* Las políticas de comunicación: hay que investigar las consecuencias reales y posibles en las comunidades periféricas de tecnologías como la Red global europea de comunicaciones móviles, el correo electrónico e Internet. Si hay motivos para que intervengan las autoridades, ¿qué medidas podrían y deberían tomar éstas, por ejemplo en lo tocante a controlar y promover el proceso de su adopción, a fin de que las zonas periféricas se beneficien también de la nueva tecnología?

* La centralización descentralizada: las comunidades que estén conectadas a esas redes tendrán sin duda alguna muchas más posibilidades de competir que las que no lo estén. Lo que hace a las comunidades capaces de explotar las nuevas tecnologías y qué recursos materiales y humanos requiere es un tema de investigación. Sin graves limitaciones tecnológicas, se pueden establecer centros mundiales de comunicación e información en cualquier lugar, incluso en zonas periféricas. ¿En qué medida vemos que esto sucede en la región y qué lecciones cabe extraer de ello?


Las prioridades de la investigación

La región está experimentando un proceso de cambio social radical: las comunidades periféricas están siendo expuestas a un mundo de magnitud cada vez mayor. En los próximos años, las regiones marginales deben aprender a intervenir más decididamente en los mercados mundiales, a relacionarse con los nuevos regímenes internacionales de libre comercio y a explotar la revolución de la tecnología de la información. Este proceso de aprendizaje es un importante tema de investigación en sí mismo.

Sean cuales fueren las consecuencias de la mundialización, cabe predecir que dará lugar a un sistema más complejo de vínculos dentro de las regiones y entre éstas, así como en los planos central y local 27. La mundialización es por esencia espacial y sinergética. Al extenderse geográficamente, se forman relaciones sociales (dentro de las organizaciones y entre éstas) que ensanchan los límites regionales y nacionales 28.

El programa de investigación del MOST sobre las estrategias de respuesta debería ser flexible en lo tocante a la unidad de análisis. Habría que llevar a cabo estudios de micronivel, consistentes en estudios monográficos, de preferencia comparados e internacionales. Además, habría que poner el acento en el macronivel, por ejemplo, en lo tocante a las políticas e instituciones nacionales, y prestar especial atención a la estructura de los asentamientos, los cambios demográficos, la organización industrial y los regímenes de apoyo que se crean para alentar la capacidad de perduración económica y cultural dentro de las regiones periféricas. Si se han llevado a cabo experimentos e innovaciones en materia de desarrollo regional, habría que analizar sus éxitos o fracasos: en la mayoría de los casos, ¿deben esos experimentos
-Jørgen Amdan describe una interesante excepción en el caso de Noruega 29 - encajar en un marco cultural e institucional que muy bien pudiere tener una influencia decisiva en el proceso y en los resultados?

Habría que prestar especial atención a las industrias basadas en la explotación de los recursos naturales de propiedad colectiva. Por su importancia para el desarrollo regional en los países ribereños del Atlántico Septentrional, la pesca es un caso especialmente pertinente al respecto 30. El hecho de que muchos de los caladeros pertenezcan en común a varios países del Norte hace que la industria se preste bien a investigaciones comparadas.

Åge Mariussen (op. cit. en la nota 15) nos recuerda que la familia es una importante unidad de análisis y que debemos replantear su importancia: "La familia está en el centro mismo de la transformación de las estructuras institucionales", por ejemplo, en lo relativo a la reproducción de la fuerza de trabajo, las relaciones entre hombres y mujeres y el relevo de las generaciones. La familia desempeña un papel esencial en las estrategias de respuesta de la vida cotidiana. Además, "en el proceso de fragmentación y decadencia, el plano de la familia es una base importante", afirma.

El presente documento resume una serie de problemas y temas de investigación propuestos y analizados en la reunión del MOST en la Universidad de Tromsø, en marzo de 1995. Ahora bien, hay que desarrollar esas ideas en propuestas de investigación con todos los requisitos, y proponemos que, para ello, se dé el adecuado apoyo financiero.

En su fase inicial, a nuestro juicio, el programa de investigaciones del MOST para la región septentrional debe centrarse en dos aspectos, el desarrollo industrial y la sociedad civil. Creemos que debe haber un proyecto sobre cada uno de ambos aspectos. Analíticamente, empero, consideramos que se producirán solapamientos considerables. Como hemos analizado detenidamente más arriba, el tema general debería ser en ambos casos las consecuencias espaciales y de sinergia de la mundialización.

Afirmamos que hay que estudiar ambas cuestiones conforme a dimensiones similares. Qué dimensiones concretas habrá que investigar será una cuestión que se determinará durante el proceso de planificación, si bien, proponemos ya las siguientes:

A) La formación de políticas: ¿Cómo se determinan y abordan los problemas regionales? ¿Cómo se organiza el proceso de formación de políticas regionales, por ejemplo, en lo tocante a la participación democrática?

B) Las instituciones: ¿Qué consecuencias tienen en las regiones periféricas los regímenes normativos, por ejemplo en lo que hace a la explotación de los recursos y el comercio con ellos? ¿Qué redes de apoyo existen y qué consecuencias tienen en el desarrollo regional?

C) La tecnología de la información: ¿Cómo está influyendo la revolución de la tecnología de la comunicación en ambos sectores? ¿Cómo influye la comunicación con independencia de las fronteras espaciales y culturales?

Creemos firmemente que en esta empresa de investigación será especialmente útil un planteamiento comparado. En sí mismo, el tema de la mundialización pide esa estrategia. Sin duda, también hay mucho que aprender comparando sistemas de distintos países. Los equipos de investigación deberían estar formados por miembros de varios países y sería preferible que fuesen interdisciplinarios. El presupuesto de que dispongan debería permitir a cada equipo reunirse por lo menos dos veces para preparar su propuesta y coordinar el montaje de los dos proyectos.


Notas

1. Los otros temas son: 1) la gestión del cambio en las sociedades multiculturales y multiétnicas, y 2) las ciudades, centros de transformación social acelerada.

2. Anthony Giddens (1994): The Consequences of Modernity. Polity Press, pág. 177.

3. S. Eikeland (1995): Local crises and international transformations: a transformation process in Northern Norway elucidated by the impacts of seal invasions, 1978-1988. Ponencia presentada en la reunión subregional del MOST, Tromsø.

4. Pascal Byé: Diferenciación de los regímenes de crecimiento y de gestión de la reproducción social. MOST Documentos de Debate, N[[ordmasculine]] 3, París, 1995.

5 Véase P. Sinclair (1995): Local perceptions of environmental and economic problems in rural Newfoundland: Preliminary results from the Eco-system sustainability project. Ponencia presentada en la reunión subregional del MOST, Tromsø.

6. Véase A. Cohen (1985): The symbolic construction of community. Londres: Tavistock Publications.

7. J.O. Baerenholdt (1995): Adaptability of the Murmansk region fishery Kolkhozes within a globalizing fisheries economy. Ponencia presentada en la reunión del MOST, Tromsø.

8. Nuestro futuro común: Comisión Mundial sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo: Organización de las Naciones Unidas, Asamblea General (A/42/427), Nueva York, 1987.

9. O. Rasmussen, P. Friis y J.O. Baerenholdt (1995): Conditions for sustainable development in the Arctic. Ponencia presentada en la reunión subregional del MOST, Tromsø.

10. La región de Barents en su condición de esfuerzo en pro de la cooperación regional y multinacional, fue descrita por varios de los participantes en la reunión subregional del MOST celebrada en Tromsø, por ejemplo, L. Granberg, en su ponencia Techno-economic change in the Barents region: Background characters for the dynamics of change, y por G.P. Luzin, en Main trends of the state's policy in the Russian north.

11. Juha Tolonen (1995): Regional Cooperation in the Baltic Sea Area: Principal Problems. Ponencia presentada en la reunión subregional del MOST en Tromsø.

12. B. Svensson (1995): The Regional Dynamics of Structural Change - the case of the Barents Region, ponencia presentada en la región subregional del MOST en Tromsø.

13. Véase A. Mariussen (1995): Housholding as a local coping strategy, ponencia presentada en la reunión subregional del MOST en Tromsø.

14. Véase O. Brox (1984): Nord-Norge fra allmenning til koloni. Oslo: Universitetsforlaget. C. Wadel (1969): Marginal Adaptations and Modernization in Newfoundland: A Study of the Strategies and Implications of Resettlement and Redevelopment of Outport Fishing Communities. St. John's: ISER Press.

15. Véase Å. Mariussen (1995): Householding as a Local Coping Strategy, ponencia presentada en la reunión subregional, del MOST , Tromsø.

16. En su ponencia de la reunión subregional del MOST celebrada en Tromsø, Jon Nygaard expuso cómo se está expresando esta conciencia cada vez mayor de las tradiciones culturales entre los pueblos indígenas del Norte por medio del teatro y el cine. La ponencia se titulaba: La imagen de las transformaciones económicas, tecnológicas y medioambientales en el teatro y el cine de las poblaciones indígenas del Norte.

17. El tema de la privatización fue analizado en varias de las ponencias presentadas en la reunión subregional del MOST en Tromsø, por ejemplo, por Oleg Andreev, en el caso del septentrión ruso, en una ponencia titulada: las autoridades públicas y la formación de una política ecológica para el noroeste ruso. La diferenciación social y económica aparecida a consecuencia de la privatización de los bienes de propiedad colectiva fue tratada por Gislì Pàlsson a propósito de la industria pesquera de Islandia: Derechos de propiedad y saber práctico: el caso islandés. Cómo se aborda políticamente esa cuestión en Noruega y el Canadá fue el tema de la ponencia titulada La privatización y las instituciones políticas: algunas lecciones de un análisis comparado de las regiones provistas de medios del Canadá atlántico y la Noruega septentrional, que presentaron Richard Apostle y Knut H. Mikalsen.

18. G. Saether (1995): La aldea rusa (Mir): ¿es el "desarrollo" forzosamente un desarrollo? Ponencia presentada en la reunión subregional del MOST en Tromsø.

19. Véase A. Etzioni (1993): The Spirit of Community, Nueva York: Simon & Schuster.

20. Siisiäinen, M. (1995): Citizen activity and the possibilities of local democracy, ponencia presentada en la reunión subregional del MOST, Tromsø.

21. Véase E. Pinkerton (1989): Co-operative management of local fisheries: New directions for improved management & community development. Vancouver, University of Columbia Press.

22. Friedmann, J. (1987): Planning in the Public Domain, Princenton, Princenton University Press.

23. L. Suopajärvi (1995): The Vuotos dispute: A case study of local protest against the building of a reservoir in Finnish Lapland. Ponencia presentada en la reunión subregional del MOST en Tromsø.

24. Véase Michael Piore y Charles F. Sabel: The Second industrial Divide. Basic Books, Nueva York, 1984.

25. Véase A.M. Støkken (1995): Distance education: An open avenue for remote areas or reproduction of inequality? Ponencia presentada en la reunión subregional del MOST en Tromsø.

26. Esta posibilidad fue descrita pormenorizadamente por el profesor V.A. Putilov en la reunión subregional del MOST en Tromsø, en su ponencia titulada: Information infrastructure in the Russian north: Problems and ways to solve.

27. Véase U. Wiberg (1995): Spatial structures under pressure of change. Ponencia presentada en la reunión subregional del MOST en Tromsø.

28. Esta cuestión concreta fue formulada por Gislì Pàlsson durante la sesión plenaria de clausura de la reunión subregional del MOST en Tromsø.

29. Véase J. Amdam (1995): Coordination of public support for regional development. Ponencia presentada en la reunión subregional del MOST en Tromsø. En esta ponencia, Amdam describe un experimento de administración pública, los denominados condados libres, en los distritos regionales de Noruega.

30. Véase A.K. Ødegård (1995): The role of the fisheries in regional development, and the fisheries dependence on public policy. Ponencia presentada en la reunión subregional del MOST en Tromsø.


MOST Clearing House Home Page

To see the document in English
Pour voir le document en Français
Para ver el documento en Español